Por tentaciones como Mercedes, hay tantos pecadores que disfrutan del paraíso y toda su sensualidad. 

¿Son capaces de quitarle la camará?