logo

Un paseíto por los recovecos de Panamá.

angeles

Hace unos días me encontraba en una reunión casual -lo digo así porque llegue de casualidad- donde el centro de la conversación se tornaba en la vida íntima de modelos del medio que han sabido ganarse la fama contemporánea -quizá también efímera- que consiste básicamente en publicar su vida, romances, trifulcas con exparejas, actuales parejas de sus exparejas o exparejas de sus exparejas, todo en un círculo vicioso que engorda a las masas de hoy en día, y está bien, claro que está bien, si los divierte ¿por qué no hablar de eso?.

Entre los presentes en la reunión, había un gordito impetuoso e intelectual en cuanto farándula se pueda llamar, que no dudo en mostrar videos en Youtube – mientras tomaba un gran sorbo de mi etiqueta negra recién abierta – donde se hablaba sobre varias modelos que aparentemente no les bastaba del dinero que ganaban de las masas, y hacia “un dinero extra” con algún sujeto adinerado, sea empresario, dueño de un monopolio -o quizá con algún heredero directo de la monarquía del tubérculo- y el trato era directo entre la modelo y este sujeto – llamémoslo “Librepudiente” o simplemente lechero hijo de puta- que consistía en un viaje al exterior todo pagado (por el sujeto), tour, hospedaje, comida, chucherías, recuerditos para las amigas menos bonitas, y obvio, para la mamá que le dio la bendición antes de partir.

A estos paseos nada furtivos, hasta han llegado a llamarlos “mafias” ¿por qué? porque según decían los “reportajes” subidos a Youtube, se trataba de una red de prostitución enmascarada.

Desde mi humilde opinión donde soy el dueño, amo y señor de este espacio, yo opino que todo lo que se habló y difamó en esta mediocre reunión casual donde solo probé dos vasos de mi whisky, fue una sacrosanta mierda, ¿desde cuándo invitar a salir a una chica es prostitución? digo, si lo ponemos de esta forma, si eres ese tipo de sujeto de sueldo promedio, que llega a las justas a fin de mes, que tiene más deudas que dinero en el banco o que escribe en un blog por casi nada -sí, es una queja personal- invitar a salir a un chica se resume en llevarla a comer a lo mucho a Chilli´s -según tú, te da clase- y luego ir al cine a ver una película aburrida, y es tu invitación más exitosa, ahora imagínate que eres un “librepudiente” lechero hijo de puta, pues la llevas a pasear al extranjero una semana, y qué mejor que el país canalero con playas en el Atlántico y en el Pacífico, donde le puedes compras chucherías, recuerditos para sus amigas feas y obviamente, para su sacrosanta madre, y eso amigos míos, es una invitación de alto nivel.

Obviamente al gordito impetuoso ni a los pocos que quedan en la reunión, no les gustó mi opinión, ya que según ellos y con pruebas fehacientes de los “reportajes” subidos a Youtube, demostraba que yo estaba equivocado en esta conversación donde claramente me importaba una mierda hablar, quizá él o ellos sean solo unos hijo de puta más, pero no de los “librepudiente” sino de los que hablan desde ese agujero al que llaman mundo, pero es justamente ese mundo al que no entienden, donde el pobre solo suele hablar desde la pobreza de su cerebro y no sabe que hay un mundo más allá donde el dinero no es algo que deban ajustar a fin de mes, y solo trata de una invitación más a una chica bonita en este mundo que apenas empieza a bostezar.

 

Antonio De Lima
@AntonioD3Lima

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *